PATRIMONIO HISTÓRICO MUEBLE EN NONOAVA, ANTIGUA MISIÓN JESUITA DE NUESTRA SEÑORA DE MONSERRAT


El municipio de Nonoava es un lugar lleno de paisajes y naturaleza, monumentos y sitios históricos. La antigua misión de Nuestra Señora de Montserrat sigue siendo hoy en día el monumento más importante del poblado de Nonoava. Su silueta continúa destacando por encima del conjunto de edificios de una rica uniformidad de estilo, que permanece gracias a la comunidad. La primera referencia de los visitadores jesuitas de la construcción de una iglesia en el puesto misional de Nonoava es en el año de 1690, es posible que sea la misma que en 1725 fuera elogiada por sus detalles de madera pintada. Sin duda ha sufrido transformaciones a lo largo de su historia, y las mayores muestras de ello son los edificios anexos que la sirven.

Respecto de los objetos que se resguardan en su interior, podemos hablar sobre todo de escultura, de un retablo de madera tallada y ensamblada, además, de los detalles ornamentales de la techumbre. La procedencia de los objetos que se ubican al interior del templo es el siglo XVIII, XIX y XX. Una pieza que nos resulta significativa es un relieve tallado en la puerta principal del templo. A primera vista, se trata de un ángel con las alas abiertas en el marco posterior de la puerta frontal. Ese primer objeto, o bien histórico mueble, parece proceder del siglo XVIII.

El retablo que se ubica en el presbítero del templo de Nuestra Señora de Monserrat es moderno, y de las seis esculturas que llenan los nichos al menos dos son del siglo XIX, el resto, incluso, la imagen principal, parecen del siglo XX. Todas presentan repintes e intervenciones improvisadas. A simple vista pareciera que datan de los tiempos del retablo. Los temas de las esculturas son: En el primer cuerpo, La Virgen de Monserrat como imagen principal, a su derecha, San José y el Niño, a su izquierda, una de las esculturas más antiguas, San Pascual Bailón. En el segundo cuerpo  un Sagrado Corazón de Jesús en el nicho principal, a su derecha, San Francisco de Asís, a su izquierda, Nuestra Señora del Rosario, de factura moderna.

En una fotografía de hace veinte años, en el primer cuerpo se aprecia a Nuestra Señora de Monserrat, a su izquierda San Pascual Bailón, y a su derecha San Francisco de Asís, en el segundo cuerpo del retablo El Sagrado Corazón de Jesús, pero, a su derecha un santo que no podemos identificar, y a su izquierda una virgen, también, no identificada, según los detalles de la fotografía, parece una Virgen de los Dolores, escultura que actualmente sería la que se ubica en un costado de la nave del templo, en el marco de una de las ventanas, de madera tallada y policromada.

Algunas esculturas son del siglo XVIII. En la nave del templo se resguarda un Nazareno, en un nicho con vidrio. Otras piezas de esa época están en habitaciones lejos del público, como una Purísima Concepción, de madera tallada y policromada, en regular estado de conservación, un san José, también madera tallada y policromada, y un Cristo del Santo Sepulcro, finalmente, una pila de cantera labrada, también del periodo colonial.

 

 Descargar boletín